La majestuosa estampa nocturna del recién inaugurado viaducto provincial, con su iluminación de bombillas led, contrasta con el preservado sector histórico a solo 500 mts. de allí, con grandes casonas de teja española y tapia pisada.

La impactante visión de una cosmopólita y moderna ciudad que, a falta de espacio urbano para construcción, se ha “verticalizado” especialmente hacia su zona oriental, con tal concentración de edificios residenciales que ya se asemeja a una pequeña Manhattan, se armoniza con generosos espacios urbanos, casi 50 pulmones verdes entre parques y plazoletas, que ofrecen amables espacios de encuentro ciudadano.  Una metrópolis que ya suma tres largos viaductos para extenderse hacia sus vecindarios del sur y añade carriles a su principal autopista para acoger un creciente e inagotable parque automotor, pero en la que aún es posible ir a casa a almorzar…

Eso es Bucaramanga, una urbe de contrastes, entre lo clásico y contemporáneo, entre nostálgica y moderna, con un aire de ciudad culta que no olvida su esencia y las raíces de su patrimonio cultural.

Reconocida principalmente como destino corporativo por excelencia, Bucaramanga ha sustentado su desarrollo gracias a una excelente oferta en educación superior, servicios médicos de alto nivel y una acelerada renovación urbanística, entre otros indicadores que le llevaron a destacarse en el ranking de las diez “Ciudades del futuro” realizado por FDI Intelligence, publicación que es parte del grupo empresarial del Financial Times.

Sí, Bucaramanga está de moda.

No importa cual sea el motivo, venga, vívala, conózcala y déjese atender de la cordialidad innata de sus anfitriones que le harán sentir porqué está en la Ciudad Bonita.

Sector Centro

El corazón de la ciudad

A pesar del acelerado proceso de descentralización que ha vivido Bucaramanga y del notorio desplazamiento de su actividad comercial hacia sectores como Cabecera y Cañaveral, el centro de Bucaramanga es el eje histórico, cultural y administrativo de la ciudad, conserva su protagonismo y continúa albergando la principal actividad de las entidades administrativas y financieras de la ciudad. En especial, el sector comprendido entre sus parques García Rovira y la Plaza Cívica Luis Carlos Galán -a cuyo alrededor se concentra el sector gubernamental de la ciudad, con la Gobernación, la Alcaldía y el Palacio de Justicia alrededor-, y los Parques Santander y Centenario. Es de destacar su zona histórica y cultural. El centro de Bucaramanga reúne en una corta distancia bienes históricos de gran importancia, como la Capilla de los Dolores, la pequeña capilla doctrinera en torno a la cual crecería la ciudad, y donde el libertador Simón Bolívar escuchó misa durante su estancia en Bucaramanga, mientras seguía los acontecimientos de la Convención de Ocaña.

Circuito de la cultura

Aledaña a la Capilla de los Dolores, podemos visitar la Casa de Bolívar, donde se alojó el prócer y que durante su estancia en Bucaramanga fue practicamente la casa de gobierno nacional. Allí se guardan las evidencias de su paso por nuestra ciudad además de importantes archivos, enseres y muestras antropológicas del pasado guane de Santander y la Ciudad Bonita.  Así mismo es sede de la Academia de Historia de Santander.  Es imperdible una visita a la Casa del Libro Total, importante casona restaurada como altruista iniciativa por parte del sector privado, y adecuada con los más modernos sistemas audiovisuales para exposiciones y eventos culturales, que posteriormente serán incorporados a la plataforma digital donde además se encuentra una de las bibliotecas virtuales más completas de latinoamérica.

Con decididos pasos Bucaramanga afianza su compromiso con el arte y la cultura, restaurando igualmente su patrimonio arquitectónico como parte de los modernos lineamientos de espacio urbano. Claro ejemplo de ello son la remodelación del Centro Cultural del Oriente y la restauración del Teatro Santander, próxima a concluir. Estas dos obras enmarcan la recuperación de un amplio sector céntrico de la ciudad en torno al recordado Parque Centenario.

En la memoria de los bumangueses perdura el recuerdo de los grandes y viejos teatros de antaño, como el desaparecido Garnica y el Santander, hoy en restauración. Y uno de los más tradicionales, antes llamado Analucía y que fuese una de las mas modernas salas de cine en su época, ha dado paso a la Fundación Teatro Corfescu, convertida en el gran motor cultural del área metropolitana, presentando una dinámica y excelente programación a todo lo largo del año. En este espacio dedicado al arte y la cultura se desarrolla una amplia agenda cultural con la presentación de artistas plásticos regionales, espectáculos con artistas reconocidos nacional e internacionalmente, mediante la puesta en escena de comedias, obras de teatro, cine club, conciertos  y  Stand-up Comedy, entre otros.

Sector Cabecera – Oriente

El sector de Cabecera es tal vez el más tradicional polo de servicios comerciales, gastronómicos y financieros de Bucaramanga. Alrededor de sus emblemáticos Parques de las Palmas, San Pío y La Flora, así como en la Avenida El Jardín, en cercanías a la UNAB, se ha erigido la más completa oferta gastronómica, con opciones para todos los gustos.

Igualmente, la noche llega acompañada de variedad de ritmos y fascinantes propuestas en rumba y diversión en las “zonas rosas” de Las Palmas y Cabecera, bajo una agradable temperatura matizada por frescas brisas provenientes de los cerros orientales.

Cabecera concentra la más alta densidad urbana, con una propuesta esencialmente verticalizada que hace ver a la ciudad como una “pequeña Manhattan”, en especial desde los miradores en los Km. 9 ó 12 de la vía hacia Cúcuta.

Dining, shopping and financial services sector is concentrated Header one of the most traditional areas of Bucaramanga services, especially around parks, real green lung of the city.

El parque Guillermo Sorzano, más conocido como “San Pío”, es el principal pulmón verde y el más concurrido espacio de encuentro urbano del sector de Cabecera. A su alrededor se concentra una nutrida zona comercial entre las carreras 33 y 36, y variada propuesta gastronómica para todos los gustos. O de bares y cafés, para tertuliar y conversar con la llegada de la fresca noche.

A la izquierda, el Metropolitan Business, edificio de oficinas, y en primer plano la “Mujer de Pie desnuda”, la escultura del maestro Fernando Botero que se ha convertido en referente del sector.

La zona oriental ha sido un fuerte polo de desarrollo comercial, y muestra de ello es la integración de dos emblemáticos centros comerciales, Cabecera 4a. Etapa y La Quinta, los más reconocidos de Cabecera. En la avenida Quebrada Seca con Cra. 33 se encuentra el Megamall, pionero en el concepto del mall como espacio de intercambio comercial e  integración total.

Bucaramanga es reconocida como ciudad educadora por la calidad de sus instituciones académicas. Y una de las más tradicionales es la UNAB, que desde su tradicional campus universitario presenta excelsos programas de formación profesional, en especial aquellos enfocados al sector hotelero y turístico, para la formación del valioso recurso humano que  atenderá con calidez y  cordialidad a los visitantes que llegan a  Santander y Bucaramanga.

El Parque Carlos Virviescas Pinzón es un bello escenario de zonas verdes y encuentro urbano construido sobre la carrera 40, entre las calles 46 y 48, con 2.8 hectáreas de extensión y que se constituye en un nuevo “pulmón’” para Cabecera del Llano y demás conjuntos residenciales de los cerros orientales. Este parque está amablemente concebido y cuenta con novedades como zona de “esparcimiento canino”, con juegos y caminódromo para perros, además de un gimnasio al aire libre, senderos arborizados con variedad de especies de flora nativa y una plazoleta habilitada para los cuenteros y presentación de otros artistas. Se une a otros parques ya tradicionales del sector, como el de las Palmas, los Leones, de los Sarrapios, el de la Flora y el Guillermo Sorzano o San Pío.

Crónicas de una ciudad que aún no ha sido fundada

… Al menos oficialmente. Porque nadie duda de la existencia e importancia de Bucaramanga a nivel nacional. Pero lo que muchos no saben es que en realidad no existe un documento oficial que contenga la fundación, como tal, de la Ciudad Bonita. Hacia el siglo XVI la fundación de ciudades emanaba directamente del Rey de España, y en todo el oriente del país sólo existieron tres ciudades: Vélez, Pamplona y Girón. Hacia el Aniversario No. 393 de Bucaramanga, escuchemos las sorprendentes y curiosas enseñanzas de la historia…

El primer lugar visitado por los exploradores europeos

C

uenta la historia que, tras el arribo a las tierras de Santander por parte del conquistador alemán Ambrosio Alfínger, el primer europeo en adentrarse en suelo continental, a finales de 1532 su hambrienta expedición acamparía en una meseta de saludable clima y planicie apta para su defensa, y se alimentarían entre otras cosas de caracoles que abundaban en la laguna de San Mateo, en el sitio que en la actualidad ocupa la Plaza Central de Mercado. En su regreso hacia Maracaibo pasaría por las actuales tierras de Vetas, en estribaciones del Páramo de Santurbán, donde se hizo a un botín de oro con el cual prosiguió hacia Norte de Santander. Pero al año siguiente Alfínger moriría a manos de indígenas chitareros en territorios de la actual Chinácota y con él se perderían los secretos de su campaña.

Posteriormente, el español Martín Galeano, cumpliendo órdenes de Gonzalo Jiménez de Quesada inició la exploración de las tierras de Guane recorriendo el Cañón del Chicamocha hasta Gérira, en cercanías a la actual Mesa de los Santos, desde donde divisaron la meseta de la “laguna de los caracoles”, donde en sus orillas acampó Alfínger 18 años atrás.

La expedición encontró las tierras atravesadas por un apacible río cuyas aguas arrastraban considerable cantidad de muy pequeños granos de oro, por lo cual fue bautizado como “Río de Oro”, iniciando una “fiebre” por el preciado metal, llegando buscadores hasta de la misma España. Este solitario paraje se convirtió en centro de atracción de ambiciosos encomenderos y mineros que, en su afán por obtener mano de obra gratuita para explotar las minas, despoblaron los caseríos de los indios. Como ocurre con estas bonanzas, el oro enriqueció a los blancos pero significó una desgracia irreparable para los aborígenes que se vieron abocados casi al exterminio.

Esto llevó al rey de España a expedir las Leyes Nuevas para impedir la extinción total de los nativos. Pero lo único al alcance de los Visitadores encargados de hacerlas cumplir, fue concentrar a los sobrevivientes en pueblos de indios, e incentivar la migración de colonos españoles para repoblar el territorio. Los abusos, epidemias, hambrunas, revueltas indígenas y la amenaza de extinción, llevaron a tres indios lavadores de oro a viajar a Santafé de Bogotá a denunciar tan grave situación.

Nace la Real de Minas

Por ello, la Real Audiencia comisionó al más antiguo Oidor, don Juan de Villabona y Zubiaurre para visitar las minas de Las Vetas, Montuosa, Suratá y Río de Oro, hoy Bucaramanga y su zona contigua. Ello fue aprovechado por el piadoso cura doctrinero, Padre Miguel de Trujillo, para poner de presente la necesidad de congregar a los indios en un sitio adecuado para doctrinarlos, pues la zona donde vivían y trabajaban era muy extensa. Atendiéndole, el Oidor ordenó el 4 de noviembre de 1622 que “los indios se reduzcan, junten y agreguen y pueblen en el sitio y asiento que llaman de Bucaramanga.”.

Y así, el 22 de diciembre de 1622, en presencia del capitán Andrés Páez de Sotomayor encarnando a la autoridad de la Corona, en un tambo con techumbre pajiza a modo de iglesia, en cercanías a la actual Capilla de los Dolores, españoles y nativos se congregaron para oír devotamente la misa rezada por el Padre Trujillo, “rogando del Supremo Hacedor la protección, conservación y desarrollo del rancherío, sin más ceremonia pues se trataba simplemente de un cambio de sitio.

Así Bucaramanga fue titulada Real de Minas, o sea campamento donde residían los indios encargados de la explotación de las minas. Cuando el oro comenzó a escasear, hasta desaparecer la minería a orillas del Río de Oro, se convirtió paulatinamente en un pueblo de criollos y mestizos, desplazando a los indígenas.  En 1772 los pocos indios que quedaban son enviados a la población de Guane, y viene una segunda fundación, como “Parroquia de Nuestra Señora de Chiquinquirá y San Laureano del Real de Minas de Bucaramanga”.

Luego de la independencia, en 1823 un decreto otorga el carácter de “Villa” a todas las antiguas parroquias, y la ciudad es rebautizada con el nombre de “Villa de Bucaramanga”.

El auge comercial

En 1857 la Villa de Bucaramanga es designada como capital del estado de Santander, título que perdería cuatro años después con la Villa del Socorro.  Pero las políticas de librecambio adoptadas por el Estado Soberano de Santander cambiarían la historia.  El arribo de progresistas inmigrantes europeos, como el alemán Geo Von Lengerke, el danés Christian Peter Clausen, los españoles David Puyana, Eugenio y Mariano Penagos, entre otros, sumados a destacados empresarios locales, le imprimieron una nueva dinámica comercial que llevaría a hitos como la fundación del Club del Comercio, el primero junto con el de Manizales, y la fundación del Banco de Santander, uno de los más prestantes en la época de la naciente banca republicana. Por todo ello la Constitución de 1.896 la declara definitivamente como capital del departamento de Santander.  Y así, la modesta ciudad que iniciase como asiento para indios lavadores de oro en el río, y durante más de dos siglos no fuese más que una llanura de maleza y pastizales, evolucionó protagonizando el nacimiento de la república y siendo testigos de trascendentales acontecimientos como la Guerra de los Mil Días.

Ahora la Ciudad Bonita, aquella que no cuenta con un acta de fundación oficial, encara el siglo XXI como epicentro de su vasta área metropolitana. Y así en nuestras calles no abunden los monumentos históricos, ni se hable de pasados heróicos ni tradición gloriosa, 393 años nos hablan de historia, progreso y empuje como promisoria ciudad región, irradiando progreso y bienestar para propios y visitantes, y sigue escribiendo doradas páginas de emprendimiento, tesón, protagonismo y desarrollo.

2017-05-08T20:05:36+00:00
Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On Instagram