En el idioma guane, Gámbita es TIERRA DE LAS FLORES… “que adornan con su donaire a mi tierra Santander….”  Esa pequeña estrofa del himno de este municipio describe la abundante naturaleza que, desde la entrada por el ramal que de Vado Real conduce hacia la población, el viajero encontrará al abrigo de un refrescante clima templado y el suave aroma de cañaduzales… Aquí y allá se aprecian pequeños trapiches, unos artesanales, otros más tecnificados, donde se extrae la panela, importante actividad económica de la región.

Atravesando indómitas estribaciones de la cordillera oriental, una vía pavimentada en su primer tercio, y destapada pero transitable, recorre una región fértil y nos lleva hacia Gámbita, de esencia eminentemente rural con una riqueza natural indescriptible que, gracias a la cercanía del Parque Nacional Natural Guanentá Alto Río Fonce y su inagotable riqueza hídrica, le convierte en un paraíso ecoturístico. Equidistante entre Bogotá y Bucaramanga, y con accesos desde Santander y Boyacá, esta región guarda un verdadero tesoro de majestuosos paisajes que merecen ser conocidos, ideales para la práctica de cabalgatas, caminatas ecológicas y actividades de aventura.

En el idioma guane, Gámbita es TIERRA DE LAS FLORES… “que adornan con su donaire a mi tierra Santander….”  Esa pequeña estrofa del himno de este municipio describe la abundante naturaleza que, desde la entrada por el ramal que de Vado Real conduce hacia la población, el viajero encontrará al abrigo de un refrescante clima templado y el suave aroma de cañaduzales… Aquí y allá se aprecian pequeños trapiches, unos artesanales, otros más tecnificados, donde se extrae la panela, importante actividad económica de la región.

Atravesando indómitas estribaciones de la cordillera oriental, una vía pavimentada en su primer tercio, y destapada pero transitable, recorre una región fértil y nos lleva hacia Gámbita, de esencia eminentemente rural con una riqueza natural indescriptible que, gracias a la cercanía del Parque Nacional Natural Guanentá Alto Río Fonce y su inagotable riqueza hídrica, le convierte en un paraíso ecoturístico. Equidistante entre Bogotá y Bucaramanga, y con accesos desde Santander y Boyacá, esta región guarda un verdadero tesoro de majestuosos paisajes que merecen ser conocidos, ideales para la práctica de cabalgatas, caminatas ecológicas y actividades de aventura.

 Manto de la Virgen

En las fotos arriba y abajo, saliendo del casco urbano de Gámbita, a casi 10 Km. sobre la vía que conduce a Paipa se encuentra la Cascada el Manto de la Virgen, nombre que hace honor a la figura creada por los velos de múltiples hilos de agua que desde una altura de casi 150 mts. irrigan una formación rocosa, creando una majestuosa figura que invita a la contemplación. Esta espectacular vista es notoria especialmente en temporadas invernales, hacia los meses de abril y noviembre.

Cascada La Humiadora

La región es irrigada por numerosos afluentes y caídas de agua como la cascada Arco Iris, Bastón del Diablo, el Mararay, etc; las aguas de la Cascada la Humiadora se tiñen de un tono ocre, debido a la presencia de taninos, tintes naturales con propiedades medicinales provenientes de las raíces de los robledales en el santuario natural de Virolín, perteneciente al Parque Nacional Guanentá Alto Río Fonce, en límites con Charalá y Encino.

Laguna El Palmar

Tras un recorrido colmado de naturaleza y vegetación, a hora y media del casco urbano se encuentra este santuario natural, una laguna que concentra más de cinco mil metros de agua en tiempo de verano, pero que curiosamente queda practicamente desocupada en tiempos de invierno. Es motivo de numerosas leyendas y relatos de tradición oral de la región.

Cueva del Choco

A treinta minutos de Gámbita, esta caverna nos invita a adentrarnos en el mundo del espeleísmo, a través de un interesante recorrido a través de dos secciones, conectadas por un cristalino afluente que recorre ambos tramos. El agua que fluye entre sus paredes calcáreas ha labrado espectaculares estalactitas y estalagmitas a lo largo de cientos o miles de años.

Cañón de la Hondura

Guardadas proporciones, este profundo cañón originado por el río Palermo que corre por su lecho, presenta una espectacular fisonomía parecida al emblemático Chicamocha.

2017-05-08T20:17:13+00:00
Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On Instagram